Preparando stand de Proyecto de Cultura AlimentariaPreparando stand de Proyecto sobre los Derechos HumanosEsto va tomando formaListos para recibir visitantes en el stand de Cultura AlimentariaListas para recibir visitantes en stand de Proyecto sobre Hábitos saludablesCuando queremos podemos
Buen trabajo y en tiempo récord¡El telescopio funciona! en el stand del Proyecto sobre AstronomíaFrancisco Sánchez y Mª José Rubio buscan manchas solaresFranco evalúa el stand de HistoriaAna del Carmen, Marina, Eva y Carla nos muestran su fantástico stand sobre Proyecto de códigos QR¡Gazpacho para todos! Gran trabajo del grupo bilingüe de 1ºBACH
Magníficos cuadernos de arte de alumnado de 1ºESOManuel Camacho se interesa por los cuadernos de arteTensa espera mientras llegan los primeros visitantesNuestra asesora del CEP también nos visitaVirginia explica su proyecto con el alumnado autista a alumnado de 1ºESO-AIlustres "proyectistas" visitan el stand de Cultura Alimentaria
Alumnado explica a sus compañeros el arreglo de su ordenadorProbando los códigos QRIlan explica el proyecto de reparación de ordenadoresAlumnado enseña a utilizar el programa CelestiaRepartiendo mapas celestes entre los visitantesAlumnas de 1ºBACH explican importancia de alimentación

Comments No Hay Comentarios »

Desde el pasado curso venimos constatando que un número creciente de averías de ultraportátiles del alumnado no se están reparando por distintas razones, bien porque el daño no está cubierto por la garantía, bien por estar esta cumplida, bien porque las empresas responsables de atenderlas no lo hacen o lo hacen demasiado tarde. El hecho es que un número cada vez mayor de alumnos y alumnas no disponen de ordenador, ya que, cada vez más familias no pueden asumir el coste del arreglo.
Por otra parte, el deterioro de los equipos de las aulas TIC también está provocando muchos problemas al profesorado que intenta utilizar estas herramientas. Una de las consecuencias de todo ello es que el esfuerzo para favorecer la utilización de las TIC realizado tanto por la administración como por los docentes se puede malograr si no podemos garantizar que todo el alumnado acceda a estos recursos.  Si a ello le sumamos las dificultades inherentes al uso de las TIC, especialmente cuando las empleamos para que el alumnado produzca contenidos, que es lo que tiene sentido, el riesgo de fracaso tras una enorme inversión de recursos materiales y humanos es alto.

teclado_roto

En este contexto pensamos en su día que tendría sentido poner un marcha un proyecto para prestar un servicio a la comunidad educativa: reparar los ordenadores del alumnado cuyas familias no pudieran costear el arreglo, y ayudar en la tarea de mantener los del IES operativos. La filosofía que subyace bajo esta propuesta la concebimos en el último encuentro del grupo Enredadera y está explicada por Juan Bueno en su blog. Aunque un dilema que me costó resolver fue si darle a la actividad la forma de una empresa y enfocarla hacia el emprendimiento con una finalidad económica, o por el contrario orientarla hacia nuestra comunidad educativa como hemos hecho finalmente. Creo que es prioritario recuperar y fomentar el sentido social de la educación e inculcar la necesidad de promover el bien colectivo a la vez que nos labrarnos un futuro individual.

Así pues en la asignatura T.I.C. de 2º de Bachillerato se ofreció la posibilidad al alumnado de trabajar en esta línea contando con la presencia de un voluntario con experiencia como técnico informático que pudiera ocuparse del grupo que reparaba mientras el resto del alumnado desarrollaba otras tareas. Inicialmente había doce alumnos interesados en el proyecto y establecimos el número máximo de alumnos que podía trabajar simultáneamente en este servicio en seis, organizados en dos turnos, en los que se aplicaba la formación en casacada; era obligatorio asumir el compromiso de enseñar a los demás lo que aprendíamos.

Otro de los aspectos que tuvimos que afrontar fue el de la financiación del proyecto. Inicialmente nos planteamos emprender una campaña crowdfunding, de hecho Malena e Inma nos presentaron una comparativa de varias plataformas para poder elegir la más apropiada. Pero mi incapacidad para abordar todas las tareas que tengo asignadas este curso me ha obligado a posponer esta idea; espero retomarla en el futuro. Afortunadamente el A.M.P.A. del IES El Palo, que ha apoyado el proyecto desde el principio, nos ha concedido mil euros, lo que nos permite incluso comprar piezas nuevas para arreglar equipos. También tenemos que agradecer a las familias que han optado por comprar un nuevo ordenador (el coste de sustitución de las piezas era demasiado elevado en algún caso) la cesión del equipo averiado para poder aprovechar sus componentes para otros equipos. Como en todos los proyectos relevantes el apoyo de las familias es determinante.

Durante el primer trimestre el grupo del taller ha recibido una formación básica para poder empezar a resolver problemas. Aquí podéis ver cómo empezaron aprendiendo a desmontar y montar ordenadores de sobremesa, portátiles y ultraportátiles con la ayuda de Sergio Mesa, técnico informático y antiguo alumno del centro que nos ayudó al principio.

Lee el resto de esta entrada »

Comments No Hay Comentarios »

El estado de shock en el que estamos instalados, producto entre otras causas de una estrategia bien descrita por Naomi Klein, permite entender la timidez de las reacciones que oponemos en nuestro país a la sucesión de atropellos de los derechos más básicos. Y aun así resulta difícil de asumir con casi seis millones de parados y ante la patente caducidad de las élites políticas y económicas cuyo hedor traspasa todos los límites, todas las fronteras. Organizaciones cuyos miembros se rigen por la obediencia a un aparato que organiza el reparto del poder y conviven con un recelo cainita permanente, han perdido la capacidad para ofrecer respuestas a la altura de las circunstancias actuales. Es más, la certeza de que no van a tomar medidas que perjudiquen sus intereses  hace inevitable que preguntas tan elementales y directas como ¿qué es la política? reaparezcan al dejar de ser válidas las respuestas formuladas por la tradición, tal y como nos plantea H. Arendt. De momento, tengamos presente el  argumento que mejor comprenden: la derrota electoral, el desalojo del poder.

Por otra parte sabemos que, siendo esta muy grave, no se trata sólo de una crisis política y económica como bien explica M. Castells. Han quedado al descubierto la ausencia de la más elemental cultura democrática en nuestra sociedad y una completa falta de consideración por los recursos públicos. Este desprecio del bien colectivo encuentra su corolario natural en la demolición del Estado del Bienestar; si  la escuela pública es denostada y agredida, y si el sistema de salud público es reducido drásticamente sin criterios racionales habiendo otras alternativas, estamos propiciando la extensión de servicios privados que sustituyan a los anteriores. Aquí ocurre además con el agravante de una justificación intolerable: no podemos permitírnoslo. Mientras sí podemos arrostrar la inyección de ingentes cantidades de fondos en la banca privada, un gigantesco fraude fiscal que lleva décadas hipotecando nuestro futuro, el engaño sistemático de las grandes corporaciones, o el desahucio de tantas familias.

La indignación que producen semejantes análisis despierta en cada vez personas una demanda creciente de participación en el debate público, de influencia en la actividad legislativa, de una voz que nos represente ante la dimisión de facto de la clase política como portavoz de nuestras preocupaciones. Esta reacción está acelerando el proceso de empoderamiento que mueve a los ciudadanos a convertirse en agentes de cambios reales con un denominador común: el uso de Internet como aliado. Probablemente estemos ante la mejor coyuntura histórica para el desarrollo de una sociedad civil activa, de un compromiso cívico sólido, una de las grandes asignaturas pendientes de nuestra democracia.
Lee el resto de esta entrada »

Comments 2 Comentarios »

Hay muchas razones por las que merece la pena participar en encuentros de docentes, de esos que tienen ganas de complicarse la vida. Si alguna vez habéis estado en alguno seguro que las conocéis. En el caso de #opengamba yo destacaría una que no siempre se da: la oportunidad.
Convocar una reunión en los primeros días de septiembre para discutir y valorar cómo abordar nuestras programaciones, cómo desarrollar el PBL en el aula, o qué obstáculos tendremos que afrontar durante el año es algo que tendría que figurar en los calendarios de trabajo de todos los centros educativos; sencillamente no hay otro momento en el que tenga más sentido. Si a ello le sumamos las particulares circunstancias del curso que se nos viene encima y la imperiosa necesidad de recibir estímulos positivos en medio de este despropósito global, no se me ocurre mejor modo de afrontar la coyuntura que disfrutar de un fin de semana en un Cabo de Gata aderezado con excelente compañía, gambas exquisitas (también la paella estaba muy rica), playas de agua cristalina vacías de turistas … Sí; tendrías que haber venido.

Tampoco es pequeño el valor terapéutico implícito en la manifestación pública de temores y dudas ante un cambio metodológico que implica nuevos procedimientos, distintas dinámicas de aula, nuevos instrumentos de evaluación, incluso nueva concepción de la misma, e incluso inseguridades legales … Juntos el miedo al cambio se hace pequeño.

Otro de los incentivos garantizados en estas citas es el descubrimiento de personas valiosas que uno suma a la larga nómina de docentes que hacen grande esta profesión; nunca falla. Como fuimos unos treinta no voy a correr el riesgo de olvidar a nadie.
Y cómo olvidar el reencuentro con los que ya hemos compartido buenos ratos: qué os voy a contar.

En cuanto al contenido de los debates, yo destacaría el que trató sobre cómo hacer la programación cuando optamos por PBL. Destacamos la importancia de no encorsetar el diseño de proyectos con esquemas rígidos; los proyectos son muy diversos y heterogéneos. Aun así puede ser útil una guía para que quien empieza y por ello se mencionó la de ICOBAE (es esta), que fue completada con otras entre las que yo destacaría la de Daniel Sánchez (@dasava), aportada vía Twitter. Hay más que podéis encontrar en el documento elaborado por Juan Sánchez Martos a partir del hashtag #opengamba y publicado en su blog; os recomiendo que leáis su entrada.
También os sugiero consultar la lista de enlaces que recopiló Rodolfo Líberton (@dounne) durante la sesión.

Aunque ya lo hemos dicho en muchos encuentros no está demás repetirlo: la narración de los procesos y los productos que obtenemos es vital; invitar a narrar al alumnado y a la familia es esencial para dar visibilidad al trabajo por proyectos. Y por ello la presencia de padres en #opengamba también hay que subrayarla. Necesitamos como nunca a la familia dentro de la escuela y también fuera de ella. Habrán de ser nuestros mejores valedores y por ello nos planteamos en el encuentro la posibilidad de entender los centros como un recurso frente a la crisis, como una ayuda para la comunidad. Juan Sebastián Fernández Prados nos explicó que esto se llama aprendizaje-servicio y que hay un blog imprescindible sobre este tema: el de Roser Batlle.

Los equipos directivos también se llevaron una ración de conversación; sin su impulso es imposible una apuesta de futuro. Y a veces habrá que tirar de ellos con todas nuestras fuerzas. Entre los que echamos de menos en Almería destacan algunos brillantes directores que tienen que servirnos de referencia y que finalmente no pudieron venir; el lado positivo es que estuvieron muy bien representados por los que sí pudieron asistir.

De las muchas aportaciones interesantes que pudimos escuchar destacaría las que corrieron a cargo de Sofía Deza (@sofiadeza), una compañera que puso a disposición de todos sus diez de años de experiencia trabajando por proyectos; un privilegio para quienes queremos apostar por el PBL. Leed su blog.
También descubrí programas muy atractivos que desconocía como COMBAS y PICBA gracias a Alberto García (@algarciadiaz) que tenía experiencia participando en ellos.

También decidimos apostar por Proyéctate como espacio para compartir proyectos, dudas y reflexiones sobre PBL. Tener un espacio de encuentro puede ayudar mucho a la extensión del trabajo por proyectos.

En la lista de menciones ha de figurar necesariamente la apuesta del CEIP Antonio Devalque por el PBL, ojalá en mi centro seamos capaces de hacerlo alguna vez, y, por supuesto, la labor de maestro de ceremonias de José Luis Castillo. Simplemente, un maestro; gracias.

Para terminar esta crónica urgente e incompleta, otra de las conclusiones que no por reiterada es menos relevante: la redes profesionales son hoy más necesarias que nunca. Nos proporcionan un refugio seguro y permiten crear espacios protegidos frente a los desmanes; dentro de ellas uno se siente invulnerable por momentos lejos de las brigadas que incendian la escuela pública. Por eso hay que seguir recitando libros en el bosque; por eso tenemos que salvar todas las ideas que podamos.

Comments 4 Comentarios »

Cuando llega la época de planear el curso siguiente y de pensar proyectos, la mirada al entorno es obligada. Y prestando atención a lo que ocurre alrededor últimamente la crisis aparece  como prioridad ineludible, así que, ¿por qué descartarla como objeto de un proyecto?. No estoy pensando en la economía sólo. El derrumbamiento de un modelo de sociedad tan bien retratado por Manuel Castells, nos obliga a replantear objetivos y estrategias como docentes. Hoy menos que nunca hemos de limitarnos a los contenidos específicos de una materia, o al libro de texto, ni a esperar a que nos digan qué hacer.
Sabemos que las consecuencias de la catástrofe que vivimos serían distintas si no estuvieran tan extendidas y aceptadas por la inmensa mayoría muchas prácticas que deberíamos erradicar como ciudadanos y que han terminado perjudicándonos a casi todos …  Lo cierto es que hoy tiene más sentido que nunca la incorporación efectiva a la escuela de contenidos transversales, valores, que hace mucho que forman parte de nuestros objetivos como docentes pero que a menudo han quedado sepultados bajo una avalancha de contenidos específicos de la materia que impartimos. Quizás sea la hora de acordarse de ellos, incluso de llevarlos un poco más lejos dadas las circunstancias. Y entonces cabe preguntarse:

  • ¿no podríamos hacer de la crisis una oportunidad para fomentar de manera efectiva una ciudadanía responsable y solidaria que anteponga el beneficio colectivo al individual?
  • ¿no podríamos inculcar la solidaridad practicándola con nuestro alumnado en el entorno de nuestra comunidad educativa a partir de la implicación de las familias, del profesorado y de voluntarios y voluntarias?
  • ¿tendría sentido que la escuela convirtiera en objetivo tratar de ayudar a las familias de su comunidad que tienen más dificultades?

Si consideramos que existen recursos humanos disponibles fuera de la escuela que podrían aportarnos gran valor, podríamos buscar la implicación de asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro, con experiencia en determinados sectores,  así como de personas que no están laboralmente activas, incluso en riesgo de exclusión social, que podrían aportar su formación y su bagaje profesional. Podrían prestar una valiosa contribución y hacer viables algunos objetivos.

La cuestión sería, ¿cómo involucramos al alumnado en la práctica de la solidaridad y la consecución del beneficio colectivo permitiendo a su vez el desarrollo de competencias básicas y/o profesionales? Vamos a exponer una posibilidad.
El curso pasado ya hubo familias en el centro que no pudieron enviar a reparar el ordenador de su hijo o hija por no poder costear el arreglo; con la consiguiente perjuicio al no poder utilizarlo. Y el número de alumnos y alumnas con ordenador es ya muy elevado. ¿Y si fuéramos capaces de repararlos en el instituto como parte de la actividad lectiva?

En mi aula el alumnado suele estar haciendo tareas diversas en cada hora; hay quien está escribiendo en su blog, hay quien está editando imágenes, hay quién está haciendo un programa, hay quien se dedica a charlar … Sería fácil incorporar como proyecto en 2º de Bachillerato, dentro de la asignatura T.I.C., la reparación de ordenadores que previamente las familias nos habrían traído.
Tenemos espacio en el aula para montar un “Rincón Taller de reparación”; contaríamos con un voluntario adulto que pudiera atenderlo para garantizar la seguridad del alumnado y del material, y también unos tiempos de respuesta razonables. Y no costaría nada que todo el alumnado por grupos fuera pasando por ese taller para aprender a resolver problemas en los ordenadores, en los de otros y también en el propio. No hace falta decir que la supervisión del profesor en todo momento sería imprescindible.

No sería difícil elaborar entre todos un protocolo de actuación que tendríamos que aprender y aplicar sistemáticamente. El alumnado tendría que atender a la persona que trae el equipo, aprender a hacer las preguntas necesarias, analizar la causa del problema, y entregarlo a la familia una vez reparado dando una explicación oral y escrita de todas las actuaciones realizadas, y si son precisos, consejos de uso que el propio alumnado tendría que redactar.
La familia beneficiaria tendría que asumir el compromiso por escrito de seguir estos consejos y de recibir la formación precisa para garantizar el mejor uso posible del equipo. Me parece esencial inculcar la necesidad de incorporar la formación, formal o informal, como un vía para la mejora a cualquier edad.
Otras tareas inherentes al taller serían la gestión de pedidos de piezas, el control del material guardado, el registro de las actuaciones realizadas, el inventario, todo lo  cual podríamos resolver mediante una base de datos que también diseñaría y mantendría el alumnado. También aprenderían a presupuestar y a contemplar costes, y conocerían la actividad empresarial en primera persona.

La pregunta obvia es ¿y de dónde sacamos los recursos necesarios?
Encontrar a un profesional en paro con cualificación suficiente para atender este “taller” no es muy difícil; de hecho ya hay una persona, un antiguo alumno, dispuesto a ayudar. Prefiere estar ocupado participando en este proyecto antes que parado; y seguro que no es el único. Y por supuesto su colaboración se certificará puntualmente. También tenemos quién ha montado empresas y puede compartir su experiencia con el alumnado.

Los fondos para las piezas y las herramientas necesarias para hacer las reparaciones es el otro capítulo económico a resolver; hay varias posibles vías de financiación. Una que me seduce mucho es crear un proyecto crowdfunding con el propio alumnado para tratar de conseguir dinero. Otra posibilidad interesante es que el voluntario constituya una empresa, que podría obtener fondos europeos (hay dinero para ello). Podría darse de alta en el Registro de Entidades colaboradoras de la enseñanza que existe en la Subdelegación del Gobierno para que su acción de voluntariado estuviera legalmente cubierta; esta vía la exploramos en el grupo Enredadera, al que pertenecen profesionales de gran valía y del que hablaremos otro día . Lo cierto es que hay que estudiar pros y contras de cada opción.

Uno de los objetivos del proyecto es la estimulación de la actitud emprendedora al enfrentar al alumnado con problemas reales, además de ponerlos frente al reto de conseguir una financiación, que tendrán que obtener con esfuerzo. A su vez es interesante que descubran que el emprendimiento puede tener una orientación social, más allá del beneficio económico. Pero antes de darle la forma definitiva a este proyecto me gustaría compartirlo en #opengamba12 . A buen seguro se enriquecerá con las propuestas de los participantes en el evento.

Hay otras iniciativas que se podrían poner en marcha: por ejemplo, unas sesiones de conversación con nativos ingleses y franceses para familias que no puedan pagar clases particulares de idiomas. ¿No podríamos organizar un banco de tiempo con posibles voluntarios y voluntarias? Y poner películas en V.O. en el IES  y en casa.
¿Y organizar la puesta en marcha de huertos urbanos? O ¿por qué no plantar directamente en el instituto y tener nuestro propio huerto? Seguro que encontramos las personas dispuestas a ayudar. ¿Y qué podríamos hacer con la “producción”?

¿Y la educación financiera? ¿No podríamos ayudar a las familias a gestionar una contabilidad doméstica básica mediante una hoja de cálculo a través de nuestro alumnado, sus hijos, utilizando datos reales que ellas seleccionarían? ¿Y a conocer con detalle las facturas de servicios básicos como agua, luz, teléfono, etc.? ¿Y no agradecerían orientación como usuarios de la banca que somos todos? Seguro que les vendrían bien algunas nociones para defenderse de los abusos que vemos a diario.

¿Sería muy complicado organizar un servicio de información que ayudara a las familias con novedades sobre becas, ayudas al empleo, formación incentivada, ofertas como consumidores, etc.? Quizás no con algunos colaboradores. Y desde luego no tendríamos por qué limitarlo al barrio de El Palo, ni a la ciudad de Málaga.

¿Y la orientación para la búsqueda de empleo? ¿Y las cooperativas? ¿Y el autoempleo?
En breve publicaremos una lista más larga.

Ni que decir tiene que en todas estas propuestas la colaboración del AMPA sería clave.
Nuestro punto de partida es privilegiado: en los centros educativos públicos disponemos de una gran cantidad de recursos humanos muy valiosos y también tenemos muchos recursos materiales; ¿no podríamos orientarlos en alguna medida a cohesionar la comunidad educativa proporcionando ayuda y demandando implicación? Quizás las escuelas serían vistas con otros ojos;  quizás la crisis sea  una gran oportunidad para pelear contra el deterioro inexorable del prestigio de la escuela pública.

Si quieres discutir sobre estas y otras cuestiones, en #opengamba12 vamos a hablar de lo que queremos hacer  con nuestro alumnado este curso. Estás invitad@.

Comments 5 Comentarios »

En medio de esta embestida contra los derechos más básicos que padecemos, cada día cuesta un poco más defender la alegría. Cada uno busca su modo aunque sospecho que casi todos tendrán algo que ver con el afecto a su alrededor, que afortunadamente es algo imposible de recortar por organización alguna. Ni siquiera Ángela Merkel puede.
Una fórmula que a mí me funciona es encontrarme con compañeros de esos que uno siente a su lado frente a los retos profesionales y cuya postura ante la permanente invitación al desánimo con la que convivimos resulta estimulante. Sin aspavientos y con la complicidad implícita en la disposición a ponerse de acuerdo en un camino a seguir. Simplemente da muy buen rollo, aunque esta no es la única recompensa. Podréis alegar que resulta fácil coincidir con tus cómplices; es verdad. Es tan sencillo que uno se pregunta porque no se ha puesto antes a la tarea de encontrarlos, especialmente cuando contamos con las redes sociales/profesionales, un terreno abonado para tener éxito en esta empresa.
Por cierto, esto tiene un nombre: “hacer negocios educativos”; se lo puso José Luis Castillo en el EABE12. Probadlo, no tenéis nada que perder.
Por todo ello este fin de semana acudí a la convocatoria del nodo Motril; a hacer negocios en el IES Nazarí. Allí se han tomado algunas decisiones que permiten mirar adelante, hacia el EABE13 o quizás más lejos:

  • definitivamente vamos a centrarnos en el trabajo por proyectos;
  • el resultado final del nuestro trabajo, el producto, será un repositorio de proyectos exportable a distintos centros;
  • nuestro relato de las experiencias desarrollando proyectos debe servirle a otros;
  • estos son los elementos mínimos que debemos incluir en nuestros relatos de los proyectos, que están abiertos porque podéis hacer vuestras aportaciones en la discusión abierta en en el grupo Cómo contar proyectos;
  • estaremos dispuestos a orientar a los docentes que quieran aplicar nuestros proyectos en su centro; por ello, cada proyecto se publica como un foro de discusión en Proyéctate que permitirá una conversación con el autor del proyecto;
  • fomentaremos la aplicación de esta metodología animando a otros docentes a probarla; el trabajo por proyecto tiene mucho de actitud frente a la labor docente.

Nos ha dado tiempo también a repasar y comentar algunos aspectos de Proyéctate, la plataforma que estamos utilizando, como la organización de los contenidos, el acceso a los mismos, la publicación de experiencias sobre proyectos, la presentación de la metodología del trabajo por proyectos en la página inicial, etc. Y también hemos reflexionado sobre las posibles sinergias con otras iniciativas orientadas al trabajo por proyectos.
Ojalá podamos convertir en realidad el deseo de que esta iniciativa tenga su repercusión en las aulas; ese sería el mejor reparto de dividendos.
Para sumarse a este negocio basta con registrarse en Proyéctate, y ya sabes que cuanto más se comparte más se recibe. ¿Te proyectas?

Comments 3 Comentarios »

No te conformes con aprender de tu entorno inmediato.
Internet es una fuente inagotable de información interesante; pero hay que aprender a encontrarla. Una estrategia interesante para ello es construir tu propio PLE.
David Álvarez ofrece una orientación general interesante sobre los PLE en este artículo. Sigue la etiqueta PLE en su blog y encontrarás más información útil.
este enlace explica muy bien lo que es un PLE, incluyendo una entrevista a Jordi Adell donde expone con claridad los conceptos básicos sobre los PLE.

A continuación tienes una lista de recomendaciones concretas para empezar a construir tu PLE.

Lee el resto de esta entrada »

Comments No Hay Comentarios »

Soy profesor/a, y me honro de serlo y me enorgullezco de mi profesión.
Sí, tengo dos meses de vacaciones y un horario de docencia directa bastante denso.
Soy profesor/a, trabajo en el aula y fuera de ella y la gente no lo sabe y a mí no me importa.
Sí señores, soy profesor/a, con oposición, pertenezco al cuerpo de funcionarios.
Soy profesor/a y no discuto los días de descanso de los bomberos, ni los de los funcionarios de prisiones.
Soy profesor/a y cuando voy al médico no le discuto su diagnóstico, sólo espero que me cure.
Soy profesor/a y cuando voy a mi abogado no le discuto de leyes, sólo espero que me defienda.
Soy profesor/a y cuando voy por la autovía, conduzco con confianza porque sé que la diseñó un ingeniero de caminos.
Soy profesor/a y vivo en una casa tranquila, la casa que proyectó en su día un arquitecto.
Y ustedes ¿quiénes son? ¿Por qué se atreven a decir que trabajo poco y mal?
Soy profesor/a y enseño cada día el camino a seguir para conseguir las competencias de una profesión.
Soy profesor/a y recojo cada curso a un montón de chavales de los que aprendo tanto como ellos de mí.
Y ustedes ¿quiénes son? ¿Por qué se atreven a decir que trabajo poco y mal?
Soy profesor/a y trabajo cada día con personas sensibles y frágiles porque aún no han alcanzado la madurez.
Soy profesor/a e intento inculcar trabajo, esfuerzo y dignidad para alcanzar el éxito personal.
Y ustedes ¿quiénes son? ¿Por qué se atreven a decir que trabajo poco y mal?
Me bajan el sueldo, me suben las horas de trabajo, me incrementan los alumnos en el aula…YO SÉ QUIÉN SOY
Pero… ustedes ¿quiénes creen que son?

Comments 15 Comentarios »

El pasado 7 de diciembre celebramos una de las actividades que se enmarcan en el Proyecto Integrado de 4ºESO para este año. Fue una jornada que comenzó yendo a comprar los ingredientes de los platos que íbamos a preparar, y que finalizó con la gozosa ingesta de los mismos después de un gran trabajo de todo el alumnado de 4ºESO y de Manuel Maeso, Presidente de La Carta Malacitana. En cuanto el alumnado edite el vídeo de la jornada lo haremos público; de momento os dejamos la crónica fotográfica, a cargo de Laura Pérez, y un resumen de la experiencia por si os resulta útil.

Uno de los objetivos para este año en Proyecto Integrado en particular y en la actividad docente en general es conseguir la colaboración de asociaciones y organizaciones de Málaga que nos ayuden a conectar nuestro trabajo con nuestro entorno y así darle más sentido a lo que hacemos con el alumnado. Incluso hay un proyecto en marcha con esta finalidad. Ello nos llevó hasta La Carta Malacitana, asociación que promueve y difunde los valores de la Cultura Alimentaria malagueña; aquí tenéis una presentación de la misma. En la primera conversación que mantuvimos a finales de agosto con su presidente el entendimiento fue total porque entre sus objetivos fundamentales se encuentra la incorporación de la Cultura Alimentaria al curriculum de Primaria y Secundaria. Decidimos en aquella reunión qué formato tendría esta jornada y qué platos se podrían preparar, y estuvimos de acuerdo en que el alumnado tenía que ser protagonista de la actividad y tenía que cocinar alguna receta; una de las consecuencias interesantes de este planteamiento ha sido la necesidad de buscar la colaboración de las familias y otra el valor co-educativo que tiene el que los chicos comprueben que son capaces de cocinar y disfrutar con lo que han preparado; y a su vez que las chicas y las madres constaten que ellos pueden hacerlo. Dado que no tenemos infraestructura para que muchos alumnos se pongan a preparar un plato caliente, y pensando también en los posibles riesgos, decidimos que los platos fueran fríos. Si además queríamos recetas malagueñas, preferentemente con productos de nuestra provincia y que además fueran sencillas, la conclusión era clara: haríamos gazpacho, porra, ajoblanco y ajocolorao; aun sabiendo que diciembre no es el mes ideal para estos platos. Pero nos pareció preferible establecer un objetivo no demasiado ambicioso que permitiera resultados satisfactorios. Y desde luego que lo fueron: ¡nos los comimos todos!
Para conocer el contexto en el que se desarrolló esta jornada la siguiente presentación es una buena declaración de intenciones de lo que nos proponemos en Proyecto Integrado.

También este documento es útil para conocer las actividades que se desarrollaron antes del día 7, durante el mismo y algunas de las que haremos después.
Como resumen, indicar que cada alumno tuvo que elegir y presentar una receta para cuatro personas de entre las propuestas (gazpacho, porra, ajoblanco, ajocolorao), prepararla en casa con la ayuda de la familia, y calcular los ingredientes y el dinero necesarios para esa receta y luego el coste para cuarenta personas (este año hemos establecido como prioridad el desarrollo de la competencia matemática en todos los niveles del centro y hemos diseñado una Formación en Centros con dicha finalidad).
Y esta es la lista que repartimos el lunes pasado entre el alumnado para que no olvidaran nada importante.

La jornada comenzó yendo a comprar los ingredientes a la Frutería La Pera donde el propietario del establecimiento, padre de una de las alumnas participantes, nos enseñó a elegir la verdura y nos explicó algunos criterios para comprar. Le agradecemos sinceramente su colaboración así como los precios anti-crisis. Una vez hecha la compra volvimos al instituto, donde Manuel Maeso dirigió un Taller sobre Cultura Alimentaria que tuvo una parte teórica con contenidos conceptuales y actitudinales muy interesantes, y luego una parte práctica en la que supervisó el trabajo de todos los grupos; nuestro más sincero agradecimiento para él por haber hecho posible esta jornada con auténtico fundamento. Compartimos este botón de muestra.

Además de Laura Pérez, que se encargó de las fotos, Alba Pastor se encargó de twittear el taller y Vail Rainey, una de nuestras lectoras, grabó en vídeo el evento.
También hay que destacar el papel jugado por las familias, que acudieron una tarde al instituto para conocer el proyecto (lo que no es muy habitual), ayudaron a ensayar la preparación de los platos, y contribuyeron con excelentes postres y con aceitunas aliñadas que comimos el día 7, y aportando utensilios y herramientas de cocina. Y la ayuda del AMPA, que ha financiado el coste íntegro de la celebración de la jornada y que ha colaborado en todo momento con el proyecto.

Pensando en qué deberíamos mejorar, algo que nos preocupa es la percepción que un sector del alumnado tiene de esta manera de trabajar. Entienden estas actividades como una oportunidad para faltar a clase (las fiestas también contribuyeron a buen seguro) y personalmente creo que la mayor sanción que pudieron recibir fue perderse esta fiesta. Pero habrá que intentar que los doce alumnos que no vinieron, lo hagan la próxima vez. Se me ocurre que algunos de los comentarios espontáneos del alumnado mientras recogíamos podrían servir para animarlos:

¡Mi porra era la mejor!

¡Cuando le cuente a mi madre que he probado el gazpacho, la porra y el ajoblanco no se lo va a creer!

Hoy he conocido a compañeros interesantes con los que normalmente no tengo tanta relación.

Y ahora nos queda faena TIC: editar el vídeo, publicar las fotos en la wiki, seguir subiendo vídeos del alumnado preparando una receta en casa, empezar el itinerario gastronómico por la provincia de Málaga, …

Quizás la conclusión más clara que se pueda sacar de esta experiencia es la enorme diferencia que marca el trabajo colectivo y coordinado. Cuando reman en la misma dirección los tres docentes que impartimos Proyecto Integrado en 4ºESO, las familias del alumnado, el A.M.P.A., el Centro, el responsable de la cafetería, y se cuenta con la ayuda de asociaciones con sensibilidad por la Educación (que son la mayoría), los resultados son necesariamente positivos.
Os animamos a probar. Y a comeros los resultados.

Comments 4 Comentarios »

Si tuviera que elegir una sola razón profesional por la que merece la pena participar en encuentros como el de ayer de Motril seguramente sería la que leí hace un rato en el artículo de Korthagen que contiene el número de noviembre de Cuadernos de Pedagogía:

los profesores necesitan construir sus complejos roles profesionales y maneras de pensar acerca de la práctica docente en contextos seguros de aprendizaje en comunidad.

Cuando ayer José Luis Castillo nos obligó a contarle a su grabadora lo que quisiéramos antes de irnos, la primera idea que me vino a la cabeza fue la de la convivencia con la incertidumbre; la duda permanente con la que afrontamos la búsqueda de respuestas a los retos que nos plantea la docencia, que resulta mucho más llevadera cuando tenemos la oportunidad de compartirla. Y la necesidad de la reflexión sobre las iniciativas que nos planteamos y cuya aplicación en el aula despierta vacilaciones propias de principiante.  Quizás porque cada nuevo curso es una vuelta al principio, una revisión de las escasas certezas que nos quedan; y no sólo como docentes.
Si como nos recuerda a menudo Marina, hace falta una tribu para educar a un niño, para formar un docente ¿qué se necesita? ¿No hará falta a su vez el calor intelectual y emocional de una comunidad? La actividad en Twitter o Google Plus, el EABE, el foro alternativo, MOOCtril o almensilla11 presenta indicios claros. Seguramente al abrigo de estos grupos es menos difícil renunciar al confort que proporcionan rutinas consolidadas durante años, que no sabemos hasta cuándo nos pueden valer. Porque ignoramos a qué distancia exacta de nuestra costa está el tsunami de cambios que se avecinan sobre la Educación y el rol del docente, pero no muy lejos. Y quizás para afrontarlo tengamos que buscar refugio fuera de la oferta que nos briden nuestras instituciones educativas; ojalá no, ojalá podamos elegir.
Pero en caso contrario nos convendría ser más; muchos más. Y la continuidad de iniciativas como las anteriores estaría justificada precisamente por los más que probables recortes en formación, no como un sustituto si no como uno de los pocos recursos disponibles.
Desde luego no creo que tenga sentido tratar de convencer a nadie de algo de lo que previamente no esté convencido; pero quizás sí podríamos hacer un mayor esfuerzo para atraer a quienes asienten a menudo ante reflexiones críticas con la práctica transmisiva, a quienes comparten que el libro de texto no se puede ser el único recurso o casi para trabajar en el aula, a quienes aceptan que hay que esforzarse por atender la diversidad … pero se sienten lejos de estas comunidades.
Creo que los Departamentos de F.E.I. pueden servir para muchas cosas; quizá también para abrir una ventana en los IES a la que asomarnos con algunos colegas. El paisaje en la niebla puede no ser tan triste junto a ellos.

Por cierto, ¿sabemos quién ha ganado las elecciones?

Comments 2 Comentarios »